qu-ser-del-verano-1242
Pelicula Argentina

Qué será del verano

Qué será del verano: Dirigida por Ignacio Ceroi. Con Ignacio Ceroi, Charles Louvet, Mariana Martinelli. Al principio, un objet trouvé: una cámara de vídeo comprada por el director en un sitio de subastas online durante una larga visita al sur de Francia para ver a su novia a finales de 2019.

Reparto


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/holacine/public_html/view/detalle.php on line 116

Guion

Al principio, un objet trouvé: una cámara de vídeo comprada por el director en un sitio de subastas en línea durante una larga visita al sur de Francia para ver a su novia a finales de 2019.

Comentarios

Top review5/10 Un probable cuestionamiento del género documental (o no) que fracasa como historiaResumen:What Will Summer Bring es una de esas películas que pretende impresionar con su dispositivo cinematográfico de un supuesto documental realizado a partir de vídeos encontrados en una cámara y cuestionarnos sobre el género.¿Es el objetivo o la tesis de la película cuestionar los fundamentos de credibilidad que todo documental merece? Si es así, la película acaba fracasando como relato: sus premisas van minando el interés del espectador por la historia que se pretende articular entre el texto y las imágenes. Las dudas que genera como documental alejan al espectador, que termina oscilando entre la incredulidad y la apatía, a pesar del interés objetivo que pueden generar algunas imágenes y situaciones y la supuesta tesis de toda la película.Crítica:Ganadora del premio a la Mejor Película de la Competencia Argentina del BAFICI 2021La historia es la siguiente: el cineasta viaja a Francia para pasar el invierno europeo con su novia, que está haciendo una maestría allí. Compra una cámara fotográfica y resulta que contiene videos pertenecientes al anterior dueño, llamado Charles Louvet. El director consigue ponerse en contacto con Charles por correo electrónico y le pide permiso para utilizar ese material en una película. El francés no sólo accede, sino que comienza a enviar correos electrónicos explicativos sobre los vídeos.La película de Ignacio Ceroi, pues, está formada por este material, con una voz en off que lee las explicaciones de Louvet y algún material del propio viaje de Ceroi.La pregunta que surge inmediatamente es qué hay de cierto en todo esto. Las imágenes de Louvet (acreditado como uno de los fotógrafos) van desde paseos por Montepellier con sus perros hasta imágenes de la guerra separatista de Camerún, donde Charles fue a trabajar temporalmente a la Embajada de Francia.¿Existe Louvet? ¿Son todos los vídeos suyos o el director incluye otros que se le adjudican? ¿Los textos en primera persona son del francés? ¿Es simplemente un falso documental de found footage? ¿El objetivo o la tesis de la película es cuestionar los fundamentos de la credibilidad que todo documental merece? ¿Discute la tensión entre las imágenes y el texto, entre las imágenes y su interpretación? Últimamente, los documentales "serios" están forzando los límites de su contrato de credibilidad con el espectador, su credibilidad y su puesta en escena, a veces con intervenciones muy discutibles que los acercan a la realidad, poniendo en duda la espontaneidad o la veracidad de lo que se muestra (como en El agente topo o El carnaval). En otros casos, y generalmente desde la vertiente del humor, funciona muy bien el falso documental que integra algunos materiales de archivo reales con situaciones inventadas y la confusión que ello genera, como en el caso de La estrella roja.Pero el principal peligro que acecha a algunos documentalistas es el narcisismo y el regodeo en el efecto que el dispositivo cinematográfico que montan puede crear en un cine pensado para festivales. En algunos casos, el resultado es brillante y potente, como en Esquirlas, con la tragedia de Río Tercero vista desde los vídeos familiares de su director.Pero en Qué traerá el verano , las dudas que se generan son tantas que alejan al espectador de la historia en primera persona del supuesto protagonista (Louvet) y sus aventuras (la monotonía de la voz en off tampoco ayuda). Si hay una intención humorística subyacente, francamente no la percibí, o sólo en algunos momentos. Lo que se ve acaba siendo una historia escenificada y apócrifa que no mantiene el interés porque sus premisas boicotean su progreso dramático como historia.Ceroi parece convencido, aparentemente, de que lo interesante de su película deben ser las dudas que genera, por un lado, y el interés objetivo de su material cinematográfico, por otro. Y le funcionó con el jurado del BAFICI 2021, que consagró esta película como ganadora de la Competencia Oficial Argentina.En definitiva: si el objetivo o la tesis de la película es cuestionar los fundamentos de la credibilidad que merece un documental, la película termina fracasando como relato: sus premisas terminan minando paulatinamente el interés del espectador por la historia que se pretende articular entre texto e imágenes. El espectador acaba oscilando entre la incredulidad y la apatía, a pesar del interés objetivo que pueden generar algunas de esas imágenes y situaciones.helpful-00