un-crimen-comn-176
Pelicula Argentina

Un crimen común

Un crimen común: Dirigida por Francisco Márquez. Con Elisa Carricajo, Mecha Martínez, Eliot Otazo, Ciro Coien Pardo. Cecilia es profesora de Sociología. Una noche, el hijo de su criada llama desesperadamente a la puerta de su casa. Ella no abre. Al día siguiente, el cuerpo de Kevin aparece asesinado por la policía. Cecilia comienza a ser perseguida por el fantasma del joven.

Reparto


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/holacine/public_html/view/detalle.php on line 116

Guion

Cecilia es una profesora académica que vive sola con su hijo Juan, en algún lugar de Buenos Aires. Una noche de tormenta se despierta asustada por los golpes que escucha en la puerta. Ve que es Kevin, hijo de Nebe, la mujer que la ayuda en la casa. Cecilia, aterrorizada, no abre y se esconde en la oscuridad, mientras escucha fuera las sirenas de los vehículos patrulla. Al día siguiente, se entera por las noticias de que el barrio donde viven Nebe y Kevin se ha movilizado para buscar al joven. Los vecinos acusan a la Gendarmería de ser la responsable de su desaparición, hasta que finalmente aparece ahogado en un río. La culpa que siente Cecilia y su incapacidad para confesar que el joven estuvo llamando a la puerta de su casa esa noche se convierte en algo demasiado fuerte para ella. El "fantasma" de Kevin comienza a perseguirla y a seguirla por todas partes. -exe_malaga93

Comentarios

Top review6/10 Buena conciencia política y realidadCecilia (Elisa Carricajo), es una profesora universitaria de ciencias sociales, de clase media y divorciada, que vive con un hijo pequeño en edad escolar en una casa de las afueras. En una noche de tormenta, un incidente que se produce en la puerta de su casa (ver semispoiler más abajo, que incluso aparece en el boletín) y la decisión que toma al respecto tiene consecuencias trágicas y altera su ordenada vida.A partir del incidente y sus consecuencias, la película se adentra en el género del thriller e incluso del terror psicológico. La casa de Cecilia (algo así como su conciencia), asaltada por su culpa, se convierte para ella en un lugar inseguro y amenazante. El incidente marca, por un lado, la irrupción de lo real, de lo concreto, en su universo teórico y político progresista (con una patente cuestión de clase) y lo pone en cuestión. Por otro lado, la culpa y el miedo permiten que lo irracional entre en su hasta entonces segura fortaleza racional. En ese sentido, es notable cómo, en su mayor parte, su facultad seguirá siendo una especie de zona de confort para ella. También es interesante ver cómo prepara sus clases, con la comparación entre sus fuentes bibliográficas y el desarrollo de una de ellas, quizás una muestra de su falta de apropiación de la teoría y un aviso de lo que está por venir, en un sutil hallazgo de la película. Pero la película de Francisco Márquez (muy bien tratada por la crítica), filmada en un formato de pantalla casi cuadrada, para mí no termina de pintar ese proceso de colapso mental e intelectual, ya que adolece de un pago tardío que atenta contra los climas que pretende construir y cae en una especie de bucle repetitivo de episodios, que si bien marcan una impotencia del personaje, no acumulan tensión, terminando por generar cierto aburrimiento e impaciencia por el desenlace a costa del interés por el desarrollo de la trama . Elisa Carricajo está muy bien en su solitario personaje (con un protagonismo absoluto y precisamente con muchas escenas en solitario) pero en algún momento contribuye a la sensación de empantanamiento que produce la película.En definitiva, una reflexión sobre la trayectoria del thriller psicológico sobre la tensión culpable que se genera en un determinado progreso intelectual y político (representado por un profesor universitario) entre la teoría y la práctica y el compromiso cuando lo real estalla trágicamente.Expuesta en el 35º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.helpful-41